Naturaleza del Observatorio de la Política Fiscal

El Observatorio incluye un grupo de ciudadanos que conjuntamente son fuente de gran credibilidad derivada de su honestidad, capacidad técnica y respaldo político. Por sus características tiene capacidad propia de convocatoria y acceso a los líderes políticos y sociales del Ecuador.

Home Artículos Noticias de Prensa Diario Hoy La Tarifa de la Dignidad
La Tarifa de la Dignidad
Miércoles, 11 de Julio de 2007 00:00

En un país tan desordenado y lleno de incongruencias económicas como actualmente es el nuestro, un sector sobresale como el más complejo o, mejor dicho, el más caótico: el sector eléctrico.

Existen pérdidas que rayan en lo absurdo de cerca del 30% en la etapa distribución. Y la producción es la más cara de la región a pesar del gran potencial hidroeléctrico. Las deudas y los subsidios son tantos que resulta difícil saber quién debe a quién.

El Gobierno tiene deudas con las empresas distribuidoras (déficit tarifario, cerca de $300 millones al año). Y las distribuidoras le deben a las generadoras, quienes a su vez le deben a Petroecuador por el combustible que necesitan, a pesar de usar combustible subsidiado por el Gobierno que en su mayor parte es importado (alrededor de $330 millones al año).

Finalmente, en la actualidad existe un subsidio cruzado en el precio final que hace que la tarifa sea diferenciada según el consumo de energía.

Adicionalmente a las enormes pérdidas, el Ecuador suple cerca del 50% de la energía de fuentes extremadamente caras como la generación privada termoeléctrica y la importación de la energía desde nuestros países vecinos. Si no existiera el subsidio por déficit tarifario, el valor subiría desde ¢8,71 por KW/h a ¢10,98 por KW/h y si no existiera el subsidio a los combustibles, el valor sería cercano a los ¢14 por KW/h.

Este esquema extremadamente ineficiente hace que la capacidad de las empresas distribuidoras de pagar sus deudas sea tan poca que las inversiones privadas en generación eléctrica para el sistema nacional interconectado prácticamente no existan.

A este panorama le debemos sumar ahora una nueva distorsión. La Tarifa de la Dignidad, que le costará al Estado alrededor de $26 millones en lo que resta del año y $56 millones en 2008, según cálculos oficiales, esta nueva idea del Gobierno significará continuar con políticas paternalistas y populistas, con decisiones políticas y paliativos a muy corto plazo, al tiempo que nada se hace por tomar decisiones de corrección de largo alcance.

No se puede seguir manteniendo a las empresas de distribución eléctrica en manos del Estado, porque, como absolutamente todas las empresas públicas, se transforman en pago de favores políticos y fuentes de corrupción e ineficiencia.

Es evidente que se debe ampliar el capital de esas empresas con recursos y administración privada que permitan la seguridad para nuevas inversiones en generación hidroeléctrica y de esa forma sí reducir ostensiblemente el costo de la electricidad en beneficio de todo el país.


 

Contáctenos

Calle Manuel Saenz N36-58 y Germán Alemán Piso 2 Oficina 3.
Edificio Odontometropoli. Junto Megamaxi 6 de diciembre.
Quito - Pichincha - Ecuador
Email: info@observatoriofiscal.org - Telf: 09 99693848

Buscar

Créditos

Copyright © 2014
Observatorio de la Política Fiscal.
Todos los Derechos Reservados.

Implementado por:
Lyquid